Medio Ambiente

El municipio de Nívar tiene un superficie de 1.115,631 hectáreas de las cuales 676,543 son parte del Parque Natural de Sierra de Huétor. Es decir, el 60,64% del territorio de Nívar está en área protegida. Debido a esto, es importante destacar el valor ambiental y la importancia de conservación de esta zona.

Una de las características más importantes respecto al tema climático es que la reserva del Parque Natural de Sierra de Huétor constituye una isla bioclimática singular que rodea el altiplano.

Su terreno es calcáreo de alta permeabilidad (debido a la fracturación), lo que contribuye a la proliferación de nacimientos y surgencias, que se traducen en un importante número de fuentes de gran importancia en la periferia del parque para el abastecimiento humano y de la agricultura local. Desde el punto de vista geomorfológico cabe destacar un modelo Kárstico, siendo relativamente abundantes las oquedades y agujas que constituyen elementos de interés turístico y paisajístico.

En cuanto a la edafología, los suelos son pobres y escasamente desarrollados. Debido a esta peculiaridad, la erosión y la pérdida del suelo son elevadas y se localizan principalmente en las zonas periféricas. Estos suelos son poco aptos para la agricultura, aunque responden bien a las plantaciones forestales, que han sido alteradas históricamente por la acción humana.

La Sierra de Huétor posee, debido a estas características, una diversidad paisajística alta y singular. Los encinares presentan un alto valor económico y ecológico y esta situación nos posibilita combinar el uso y aprovechamiento con la conservación. También aparecen especies de la familia laminaceae (tomillo, romero, lavanda y otras especies aromáticas útiles para la apicultura)

Con respecto a la fauna, se encuentran murciélagos de herradura, cabras montesas, topos ibéricos y rapaces con catalogación de interés especial, como el águila real, el halcón peregrino, el águila perdicera, etc.

  • Promover el ahorro energético.
  • Potenciar la educación ambiental a través de la realización de campañas de sensibilización.
  • Apostar por el desarrollo de talleres que fomenten valores de sostenibilidad medioambiental como los que utilizan materia prima reciclada.
  • Potenciar el compostaje municipal, así como el reciclado de papel, plásticos y vidrios. Aumentar los puntos de recogida.
  • Limpiar, arreglar y potenciar nuestras acequias, para lograr que además de conocer sus funciones, se conozcan sus usos, orígenes, historias, nacimientos, recorridos… posibilitando, en la medida de lo posible, los paseos recreativos por ellas.
  • Realizar un huerto escolar, donde los niños y niñas aprendan a reconocer y valorar la naturaleza, sus frutos y valores.
  • Mantener accesibles los caminos, tanto los que dan paso a los terrenos como los que conducen a los senderos.
  • Hacer un mapa de los árboles de nuestro entorno, haciendo especial hincapié en los que necesiten cuidados especiales. Desarrollaremos un plan de acción contra la grafiosis.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *